PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

martes, 26 de julio de 2016

Nacional un poco internacional

El pez chico se come al grande


En este mes de junio han tenido lugar dos acontecimientos políticos que sumados pueden tener una inesperada e imprevisible consecuencia. Por una parte, el resultado de las recientes elecciones electorales en España ha producido una enorme desilusión en la mayoría progresista de nuestro país, que coincide en desear ver alejado al PP de cualquier gobierno.
Por otra parte, el referéndum británico para la salida de la UE (conocido como Brexit) ha dejado una desazón similar en prácticamente la mitad de la sociedad del Reino Unido. Este malestar sabemos que es aún mayor en zonas como Escocia, Londres o la colonia de Gibraltar. Los votantes llanitos votaron masivamente a favor de la permanencia en Europa. Coinciden pues en desencanto, aunque por distintos motivos con los votantes de la dividida izquierda española. Muchos de ellos, visto que el país no tiene arreglo, pues vuelve a votar a un partido corrupto que ha empobrecido a las clases medias y trabajadoras, ven la emigración como única salida, tal como experimentaron hace doscientos años el escritor Blanco White y los liberales de principios del siglo XIX que se instalaron en Inglaterra huyendo del ambiente opresivo de la España de Fernando VII. Lamentablemente la puerta del Reino Unido se va cerrando, pero esto no es obstáculo para que un grupo de intelectuales españoles haya encontrado una solución imaginativa: si no pueden salir del país, se lo llevarán con ellos. Así, han creado una petición en la plataforma Change.org en la que solicitan nuestra integración en Gibraltar. Dicha iniciativa, que lleva recogidas más de un millón de firmas, tendría como consecuencia la deseada desaparición de la colonia y contentaría tanto a los que quieren abandonar España como a los gibraltareños que quieren permanecer en Europa. No menos satisfechos quedarían los nacionalistas españoles que tendrían por fin su anhelada unión con la roca después de tres siglos de espera.    





No hay comentarios:

Publicar un comentario