PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

sábado, 5 de noviembre de 2016

Pataciencia

La patafísica y los agujeros negros


Un grupo de trabajo del I.P.G. (Instituto de Patafísica de Granada) ha sido galardonado con un premio Ig Nobel de física por conseguir resolver un problema que intrigaba al común de los mortales bípedos desde hace unas cuantas décadas. El hecho es meritorio, pues muchos eminentes científicos han fracasado en su intento de encontrar una respuesta coherente a ese misterio doméstico y cotidiano.
Nos referimos a la desaparición de los calcetines en la lavadora.
Según el propio relato de los patafísicos, el descubrimiento ocurrió de la siguiente forma:
“…..Andábamos contemplando (asqueados de la programación televisiva), obnubilados, el centrifugado del útil electrodoméstico cúbico cuando caímos en la cuenta que la clave de la solución estaba en la espiral patafísica.
¡¡¡Eureka!!! Gritamos. Un chispazo de luz había iluminado nuestra mente.
Sí, el rápido torbellino de agua que se genera dentro de la lavadora tiene el poder de producir pequeños desgarros en el tejido de espacio-tiempo.
Por fin, encontramos el agujero, tanto tiempo buscado, por donde se colaban nuestros queridos calcetines desaparecidos.
Además comprendimos que, justo en ese momento, en otra dimensión paralela, otros patafísicos, descubrían, tan sorprendidos como nosotros, la causa de que en sus lavadoras aparecieran extraños calcetines que no eran  suyos.
A nosotros acaban de darnos el Ig nobel; a los patafísicos de la otra dimensión le han quitado un premio igual y a nuestros calcetines viudos les queda al menos el consuelo de saber que sus queridos compañeros perdidos han rehecho su vida en otra dimensión.

¡¡¡Larga vida a los calcetines desaparecidos donde quieran que estén!!!....”

Sin palabras….pero con calcetines.








martes, 26 de julio de 2016

Nacional un poco internacional

El pez chico se come al grande


En este mes de junio han tenido lugar dos acontecimientos políticos que sumados pueden tener una inesperada e imprevisible consecuencia. Por una parte, el resultado de las recientes elecciones electorales en España ha producido una enorme desilusión en la mayoría progresista de nuestro país, que coincide en desear ver alejado al PP de cualquier gobierno.
Por otra parte, el referéndum británico para la salida de la UE (conocido como Brexit) ha dejado una desazón similar en prácticamente la mitad de la sociedad del Reino Unido. Este malestar sabemos que es aún mayor en zonas como Escocia, Londres o la colonia de Gibraltar. Los votantes llanitos votaron masivamente a favor de la permanencia en Europa. Coinciden pues en desencanto, aunque por distintos motivos con los votantes de la dividida izquierda española. Muchos de ellos, visto que el país no tiene arreglo, pues vuelve a votar a un partido corrupto que ha empobrecido a las clases medias y trabajadoras, ven la emigración como única salida, tal como experimentaron hace doscientos años el escritor Blanco White y los liberales de principios del siglo XIX que se instalaron en Inglaterra huyendo del ambiente opresivo de la España de Fernando VII. Lamentablemente la puerta del Reino Unido se va cerrando, pero esto no es obstáculo para que un grupo de intelectuales españoles haya encontrado una solución imaginativa: si no pueden salir del país, se lo llevarán con ellos. Así, han creado una petición en la plataforma Change.org en la que solicitan nuestra integración en Gibraltar. Dicha iniciativa, que lleva recogidas más de un millón de firmas, tendría como consecuencia la deseada desaparición de la colonia y contentaría tanto a los que quieren abandonar España como a los gibraltareños que quieren permanecer en Europa. No menos satisfechos quedarían los nacionalistas españoles que tendrían por fin su anhelada unión con la roca después de tres siglos de espera.    





miércoles, 13 de abril de 2016

Sociedad

Jerjes ataca de nuevo


Aquellos que pensaban que Jerjes y la historia de los antiguos persas eran algo sólo del interés de eruditos e historiadores se equivocan.
Mariano Rajoy ha aprovechado algunos días de las vacaciones de Semana Santa para leer la historia y costumbres de ese antiguo pueblo que habitaba en el actual Irán.
El motivo de esa repentina curiosidad histórica ha sido una insólita petición cursada al gobierno, a través de la plataforma Change.org,  por parte de una autodenominada sociedad zoroástrica para que se modifique la ley actual que regula los enterramientos en España.
Los zoroastristas españoles de GOZO (grupo organizado zoroastrista) solicitan poder despedir a sus difuntos de acuerdo a su religión. Para ello han comprado una finca de treinta hectáreas en pleno parque natural de Sierra Morena en la que poder dejar a sus muertos durante un tiempo hasta que la naturaleza haya hecho su trabajo.
La petición ha encontrado el inmediato apoyo de las organizaciones ecologistas de toda España y de algunas organizaciones de consumidores (por el ahorro que supondría), así como la oposición rotunda de la patronal de empresas privadas concesionarias de cementerios municipales (PANASErvimos-Nosomos Nadie) que argumenta que, si se aprobara la iniciativa, podría tener consecuencias en materia de salud pública.
Curiosamente la propuesta cuenta con el apoyo de la Sociedad Andaluza de Ceceístas Neuróticos, siempre ansiosa de apoyar causas que lleven la z incorporada. De hecho todos sus miembros han decidido convertirse al zoroastrismo y destinar lo que ahorren en seguros de decesos al fomento del ceceo entre los hablantes españoles y los de otros idiomas.






lunes, 29 de febrero de 2016

Nacional


Carpetovetonia

El previsible fracaso de la investidura, como presidente de gobierno, del líder del PSOE no tendrá efectos depresivos en el político socialista. Según ha sabido este informativo de fuentes tan bien desinformadas como las demás, el pacto con Ciudadanos ha sido una cortina de humo para ganar tiempo.
Desde hace más de un mes Pedro Sánchez prepara, en el más absoluto secreto, un pacto sorprendente y genial por lo inesperado y por las consecuencias que tendrá en la política peninsular.
El líder socialista ha buscado y conseguido el apoyo de los 86 diputados del partido socialista portugués de Antonio Costa para una más que probable posterior ronda de votaciones en el congreso. La suma aritmética cuadra perfectamente: los 90 diputados del PSOE con los 86 portugueses darían justo la mayoría absoluta de 176 diputados, necesaria para investir al político español como sucesor del muy dicharachero Mariano Rajoy. Esta operación tiene como contrapartida que los socialistas españoles apoyen a sus necesitados homólogos portugueses en el parlamento de Lisboa.
Para que esta sorprendente e insólita solución de gobernabilidad pueda tener lugar sólo se necesita que los respectivos parlamentos acuerden crear la unión peninsular de los dos estados. El nombre del país podría ser “Lusitania” o “Carpetovetonia”. Fuentes negociadoras afirman que el PP preferiría esta segunda denominación. Descartaría la primera opción por las posibles erratas que dieran lugar a escribir “Luisitania”, lo cual haría muy difícil olvidar la época de la corrupción.
Según el PSOE, el PP no podría decir no a esta reforma constitucional porque sus votantes no entenderían que Mariano Rajoy desperdiciara la oportunidad de volver a la época imperial de Felipe II, en cuyos dominios no se ponía la corrupción (digo el sol).


El muy optimista líder socialista concluyó diciendo, en una reducida y secreta reunión de su círculo de confianza: “esta reforma la hacemos en un par de días. En verano si hace falta. Total, ya tenemos experiencia”.