PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

martes, 15 de septiembre de 2015

Ciencia

El gemelo de La Tierra

El grupo de investigación Calar Sandia, formado por astrónomos del observatorio almeriense de Calar Alto y científicos de la universidad de Sandia (California), ha encontrado el que hasta ahora parece ser el planeta más parecido a nuestra Tierra. Por eso ha recibido el calificativo de “gemelo de la Tierra”. El planeta en cuestión se llama Gliese 436c. Se encuentra en la constelación de Leo a unos 34 años-luz y orbita la estrella Gliese 436, que le da nombre.
Gliese 436c se halla casi a la misma distancia que la Tierra del Sol, 0´9 UA (unos 135 millones de Km), pero su estrella madre es más pequeña por lo que está dentro de la zona habitable de su sistema solar. Su diámetro es 1´5 veces mayor que el de nuestro planeta y cuenta con una atmósfera respirable.
Los astrónomos han podido conocer su composición gracias al análisis espectral. Así han determinado que, además de una abundante proporción de nitrógeno y algo menos de oxígeno, la capa gaseosa cuenta también, para sorpresa nuestra, con los gases típicos de nuestra civilización industrial, tales como el monóxido de carbono (CO), oxido nitroso (N2O), sulfuro de hidrógeno (H2S) o compuestos fluorocarbonados (CFC). Por ello el grupo de científicos ha deducido que en nuestro planeta gemelo, tal vez estén cometiendo los mismos errores que nosotros en La Tierra.






jueves, 3 de septiembre de 2015

Internacional

Breve chispazo en el parlamento europeo

Este jueves el parlamento europeo ha vivido una jornada tensa y contradictoria.
Comenzó la mañana con el debate de reparto de cuotas pesqueras y ganaderas. Después de tres horas de intenso debate y discusiones, los parlamentarios se han puesto por fin de acuerdo en el reparto de las toneladas de bacaladilla, merluza, rape o rodaballo que corresponde a cada país. La misma situación, pero con mayor brevedad, se ha vivido hasta que se ha conseguido un reparto de las cuotas de producción lechera.
A última hora de la tarde se ha llegado al asunto más espinoso: el reparto de las toneladas de refugiados sirios, iraquíes, afganos o eritreos que le corresponde a cada país europeo. En este asunto el debate aún ha sido más estéril y el acuerdo imposible, ante el egoísmo y falta de humanidad demostrado por sus señorías.
El papel estelar de la sesión vespertina lo ha protagonizado el diputado belga Pierre Lhun-Vreras, quien, en un momento de clarividencia, ha tenido la ocurrencia de plantear por qué no se atajan las causas de la migración masiva de estas últimas semanas hacia Europa.

El parlamentario, se ha quedado solo en la tribuna, compuesto y sin respuesta, pues, instantes después de formular esta pregunta, se ha producido la tradicional espantada semanal de nuestros representantes europeos. Todos han salido corriendo en busca de sus trenes y aviones para poder regresar a sus confortables hogares.