PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

sábado, 15 de agosto de 2015

Sociedad

Veraneo en el centro comercial

Un incidente, ocurrido a finales de julio en un centro comercial de Madrid, ha destapado este verano asfixiante una tendencia, que se ha acentuado desde el inicio de la crisis económica: el veraneo en centros comerciales.
Un hombre de mediana edad que llevaba todo el día leyendo en la zona de lectura fue requerido a comprar o irse del establecimiento. El hombre respondió que no tenía dinero para la compra de libros ni para pagar el gasto que representa el aire acondicionado en su pequeño piso, así que veraneaba en el centro comercial leyendo.

Este caso ha hecho visibles a las familias que pasean por el interior de los hipermercados, sin comprar nada o apenas nada, y procuran probar todas las degustaciones gratuitas que se les pongan a tiro. Cuando terminan montan a los niños en los cochecitos o animales mecánicos, pero sin echar monedas para que funcionen.
La patronal de grandes superficies y centros comerciales ha manifestado su deseo de que desaparezca ese tipo de turismo tan poco rentable para sus intereses y disminuya el número de “clientes parásitos” o poco consumistas, por muy cultos que sean. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada